jueves, 25 de noviembre de 2021

Salutear II

  

Ando metida en otros escritos y no pensaba soltar esto por aquí tan pronto, pero si no lo hago reviento. Ayer me contó Romeo que la directora, que es su profesora de Valores este año, entró en clase como un toro de Miura. Sin saludar, bufó un ¡VAMOS! Todo lo contrario a lo que ella predica. Romeo le dijo: “Buenos días, Mari Ángeles”. Y ella contestó algo así como: “muy buenos no son…” Hablando con Romeo de esta escena, llegamos a la conclusión de que tuvo un mal día. Por lo visto unos niños se habían insultado y/o peleado. Romeo sigue sorprendiéndose cada vez que un adulto del colegio les trata como rebaño. En este caso Mari Ángeles. No entiende como ellos, los adultos, pueden tener un mal día y expresarlo muchas veces agrediéndoles, y ellos, los niños y niñas, por el contrario, no pueden ni alzar la voz para sacar su malestar y no digo ya, insultar, pelearse…etc. Muy injusto, piensa. Todo este cúmulo de injusticias acumuladas en un espacio carcelario como el colegio revienta como yo si no lo cuento por aquí.