Leemé

jueves, 17 de abril de 2008

El Blog de una taquillera de Cine (I)

Me siento frente a una enorme pantalla transparente. Es rectangular y ocupa todo lo largo y casi ancho de una de las paredes de la taquilla. Ahora están haciendo obras en la calle, así es que todos los días a través de ella veo el trajín de los obreros: arrastrar pesadas vigas, comer bocatas, hacer agujeros de queso en el suelo, manejar una palanca dentro de un dinosaurio metalizado a la vez que este va hincando los dientes en la tierra... Un día, ya había anochecido cuando me regalaron un espectáculo de fuegos artificiales. Ellos manipulaban por debajo protegiéndose con unas gafas de sol muy grandes y el chorro de fuegos artificiales no paraba de salir. Yo, que me encantan las fiestas y la "pólvora", como lo llaman en algunos sitios, no cabía en mí de gozo. Espectadora en primera fila de un "fuego loco que llena el aire de chispas", dice Eduardo Galiano en el Libro de los Abrazos que leo también detrás de la pantalla.

2 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Me gusta mucho esta reflexión sobre escribir acerca del cine. Saludos!

Macarena dijo...

Me alegro que te guste, es el primero de la serie; mis vivencias en la taquilla del Cine, que me parece infinitamente sugerente.