Leemé

sábado, 10 de marzo de 2007

Telediario

Lo dicen los científicos: si cambiamos la mente, cambiamos nuestras elecciones y cambia nuestra realidad. Si no la cambiamos es porque tememos la abstinencia a ciertas sensaciones a las que somos adictos. Cuando quiero pensar que todo lo que ocurre es malo pongo el telediario, pero como no lo quiero pensar nunca, no lo pongo. Esto dentro del mundo, y dentro de mi familia pasa lo mismo: si quiero pensar que todo son desgracias tengo a mamá-telediario que se embala contándome sólo lo malo. Como mínimo hay igual de cosas malas que buenas.

No hay comentarios: