Leemé

miércoles, 11 de abril de 2007

Para Amaya

Un día conocí a una persona que me habló de un sitio donde tenían una cosa que me encanta. Lo probé y efectivamente, me encantó. El otro día me acordé de ello y me lo volví a regalar. Me dediqué un tiempo estupendo en un espacio precioso con una cosa que me encanta. Disfruté muchísimo y avancé así en el camino de la vida. Cuando te pierdas escucha tu brújula que es la única que te dará la dirección correcta.

No hay comentarios: