Leemé

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Felicidad

Creo en mí misma como mi propio Dios, yo soy mi destino, por eso encuentro distintos y a veces me resultan difíciles de entender los comportamientos de gente que hacen cosas en la vida para "luego" ser felices. Para mí ese "luego" no existe y por eso hago todo lo posible para ser feliz en el mismísimo instante en el que vivo. Frases escuchadas:
-Prepárate para un futuro.
-Trabaja para ser feliz luego.
Y digo yo: ¿por qué no ser feliz ahora?

4 comentarios:

Cristina dijo...

Al no creer en Dios pues no me queda otra que creer en mi misma. Lo de ser feliz me parece complicado, no depende solo de uno. Intento que algunas cosas del pasado me sean indiferentes y voy disfrutando del presente todo lo que puedo pero siempre miro de reojo al futuro.
Qué le voy a hacer si soy de las que planifica y de las que aún espera algo a cambio... Besotes

Macarena dijo...

Pues yo creo que el mundo está en nuestra cabeza, es decir que todo (felicidad... etc, etc)está ahí: en la percepción que tenemos nosotros del mundo, de la realidad. Y mientras no nos demos cuenta que todo está en nosotros siempre vamos a esperar algo del exterior, de los demás. Y esto puede ser muy decepcionante porque puede no llegar nunca, en cambio sí tenemos el poder de dárnoslo nosotros mismos. Es lo único que podemos controlar, lo demás no sabemos si llegará: igual que el futuro, mejor vivir el presente. Vivir el pasado, el futuro, el presente es una gran capacidad del ser humano, pero pienso que hay que usarla sólo en nuestro provecho y no para perjudicarnos.
Muchas gracias por tu comentario, me ha hecho ilu. Espero que estés mejor.

O dijo...

yo no hablaria de esperar de algo de "lo exterior", pues si todo está "en nuestra cabeza" como dices... el exterior y el interior son lo "mismo", están "dentro de nuestra cabeza" pues. hablaría, hablo, más apropiadamente de aceptar nuestra responsabilidad sobre lo que nos ocurre y lo que queremos que nos ocurra. no es que haya algo o alguien fuera que pueda hacerlo por nosotros, porque alli "fuera" no hay nadie. o el fuera y el dentro son lo mismo, o no hay nadie. nadie.
como dices, el único control posible es el que inventamos. el futuro es siempre un presente, y el pasado igual, un presente.
"mirar de reojo al futuro" es especular con nuestros deseos y/o insatisfacciones presentes-futuras.
es cierto que ciertas catastrofes pueden ocurrir:
puedes ser engullida por un tornado, te pueden atropellar, etc etc
pero aún en estas, siempre siempre eres responsable de cómo vives.
igual que una vez apareciste vivo, igual que una vez te rompiste una pierna "por accidente", siempre siempre eres responsable de cómo vives lo que ocurre. somos capaces de tanta belleza que se me hace raro vivir esperando que un alguien o unos alguienes nos hagan felices. :)))

gracias.
este blog es bello. :)))
os deseo lo mejor del "mundo" jijiji

Macarena dijo...

Totalmente de acuerdo: exterior e interior está en nosotros, futuro y pasado es el pensamiento "presente" que tenemos de ellos, y somos responsables de todo, todo, lo que nos ocurre y de cómo vivimos lo que ocurre. Gracias por tu comentario, me ha hecho muchísima ilusión y me ha ayudado mucho.