Leemé

martes, 8 de julio de 2014

Romeo va a la librería




El Día del Libro le recogí de la escuelita y nos fuimos a respirar por el centro aires de día de libro. En la calle Embajadores me topé con la librería Venir a cuento, que estaba muy animada. Entramos. Rebusqué. Él observaba desde el carro y me señalaba todo lo que le llamaba la atención: una barca llena de cuentos y más cosas. Pero yo andaba ya metida en las estanterías. Salí de los cuentos cuando Romeo me señaló uno con mucha insistencia. Lo tenía la señora del mostrador, señaló. Lo estaba envolviendo y no lo pude ver. Sin embargo, con las palabras que fui sacando de la conversación entre dependienta y clienta adiviné de cuál se trataba y lo localicé. Unas tetas enormes dibujadas. De la misma colección había pies, agujeros de la nariz… Romeo escogió el de los pies y lo compramos. Ahora faltaba encontrar un sitio donde leerlo juntos y así descansar, pues hoy habíamos sacado el descanso de casa para llevarlo a las librerías, así como los libros habían salido a la calle por ser su día.

No hay comentarios: