Leemé

jueves, 20 de julio de 2017

Romeo va a la Feria del Libro



Nos adentramos en la masa de gente y libros en bicicleta. Algo aparatoso para ver y ojear libros. Aún así lo conseguimos.  Nada más empezar a desfilar, Romeo se paró en una caseta donde había un libro-linterna. Las hojas estaban en negro y cuando cogías una linterna de cartón que colgaba del libro y la pasabas cerca de la página, se iluminaba y aparecían cosas. Algo mágico. Con la duda de si adquirirlo o no todavía en la cabeza, nos vimos pagando por un libro por el que los ojos de Romeo desprendían chiribitas. Creo que la primera vez que Romeo vivió la Feria fue en un pabellón de esos que hacen actividades infantiles, en un cuentacuentos. Todavía era demasiado bajito para alcanzar a ver los cuentos de las casetas. Pero este año ya ha podido toquetearlos y pedirlos. Mi primera salida al mundo fue un paseo a la Feria del Libro. Quizás por eso acabo de escribir esta entrada.

No hay comentarios: