Leemé

martes, 28 de noviembre de 2017

Romeo de boda


El día que cumplía seis años, Romeo fue de boda. Pantaloncitos claros, camisa blanca y zapatillas bancas. Pelo engominado. Se casaba mi prima en Sevilla. La espera del novio, la entrada de la novia en la iglesia, la ceremonia, el sí quiero, los anillos y las arras, la firma, el arroz, el aperitivo, el banquete, los regalos, la tarta, el baile de los novios, el baile de los invitados, el estriptis y el paseo semanasantero con la novia y el novio en lo alto. Por último, la tarta de Romeo con su cumpleaños feliz. Tuvo más momentos protagonistas, que hasta llevó las arras a la novia y más tarde fue ayudante de realización del vídeo de la boda. Pero para mí el momento estrella fue cuando, tras besarse los novios después de cortar la tarta, dijo:

-Mamá, ¿pero no se habían casado ya?

No hay comentarios: