Leemé

jueves, 27 de septiembre de 2018

A dice



Recuerdo conversaciones de niña con mis padres A y A en torno al mundo y el arte. Recuerdo que hablaban de la palabra "diseño". Que les ponía nerviosa esa palabra. Nunca entendí muy bien por qué. Creo que fue una época en que este vocablo se decía mucho (como ahora se dice mucho proyecto, inclusivo, distopía…) y quizás era eso lo que les ponía nerviosos, que se usaba para todo. Por aquel entonces y ahora se diseñaba hasta el tiempo libre. Una vez dijeron que se utilizaba la palabra "diseño" cuando en realidad se quería decir "estilo", y que eso era un error. Yo entendí que mis padres necesitaban etiquetar, definir estilos. Si cada uno diseñaba su cosa, iba a ser muy difícil explicarlo en clase.
El otro día mi padre A dijo que “está de moda ser macabro”, en relación a algo que comentó mi hijo sobre fantasmas. Ayer la doctora le preguntó a Romeo qué deporte le gustaba. Es una pregunta que le han hecho varias veces. Como si le tuviera que gustar un deporte desde ya, para ponerle una etiqueta. Romeo para salir del paso se ha inventado una respuesta que va adornando según la ocasión. Imagino que hay gente que se explica así el mundo con más fácilidad. Que la historia se explica mejor con periodos, el arte con estilos, los estilos con modas, los niños con gustos… A mí me gusta más pensar que cada uno diseña su propio deporte, tiempo, mundo…

No hay comentarios: