Leemé

miércoles, 17 de octubre de 2018

A (no) consuela


Esta mañana desayunando, Carlos y yo hemos hablado de las veces que Romeo ha llorado en el colegio: una porque le querían obligar a comerse un puré de calabaza; otra porque le dijeron que fuera a la clase de baile con los demás niños, cuando él quería esperarme; otra porque llegué tarde tres minutos a recogerle…
Hace unos meses, mi madre A le dijo a Romeo: “no te pongas triste”. Sé que lo dijo con el ánimo de acabar pronto con aquella escena que tanto le desagradaba. Se le había caído un diente en el colegio y tras guardarlo en un sobre que le dio una amiga, lo perdió. Romeo estaba triste por la pérdida de su diente. A mi madre le entristecía verle triste. Creo que no aguantaba verlo así, expresando su sentimiento. Fue su manera de estar ahí, en ese momento. Yo, quizás, si no creyera que las tormentas  que no salen a la superficie provocan tsunamis en el cuerpo, hubiera actuado igual.
Me ha gustado lo que me ha dicho Carlos en el desayuno. Cada vez que alguien del cole nos diga expresando sorpresa que Romeo ha llorado, le podemos decir que nuestro hijo hace muchas cosas, entre ellas llorar cuando algo le pone triste. Igual que se ríe cuando algo le pone alegre.  

No hay comentarios: