Leemé

miércoles, 20 de marzo de 2019

Mentidir



La mentira está muy mal vista, pero todos mentimos. Me lo dijo un maestro. Me explicó que nadie va desnudo por la calle, luego mentimos sobre nuestra presencia física. Creo que es el único maestro que no me ha mentido.
A Romeo los profesores le mienten. A veces le molesta mucho. Como cuando le dicen que los deberes no le llevarán más de diez minutos y luego se pasa haciéndolos una hora. Otras veces no le molesta, pero a mí sí. Como cuando le dicen que le van a regalar un taller por haber hecho algo muy bien, y pasan los días y nada. Las mentiras de premios son las que más me molestan, las conductistas. Las que conducen a mi hijo por un camino que a lo mejor no es el suyo. Menos mal que Romeo ya sabe quién dice más mentiras y por eso a veces no se lo toma en serio.
Los niños son víctimas muy a menudo de mentiras y engaños perpetrados por adultos. Hay quienes usan la mentira para conseguir que hagan algo que ellos no quieren, para que cambien de opinión, para reírse de ellos…  Hay adultos que se molestan mucho si un niño les miente, aunque ellos lo hagan con alevosía y se inventen canciones para educar. Vamos a contar mentiras, tralará...

No hay comentarios: