Leemé

jueves, 8 de marzo de 2012

Romeo se sorprende

Era muy pequeñito Romeo cuando empezó a decir ¡ohhhhh! Nos sorprendió su expresión de sorpresa, tan clara, tan marcada. Una amiga me dijo que mi cara era todo un ohhhh, que no sabía de qué me sorprendía si era igualito que yo. Puede ser. Hace poco descubrí que yo estaba aquí para transmitir la pasión por la vida y a lo mejor Romeo viene a lo mismo, o no. Su tío Jorge le preguntó un día: ¿te sorprende la vida Romeo? Ver coches desde la terraza, molinillos de papel al viento, un ventilador en movimiento, la lavadora, los botones del ascensor, los relojes que hacen tic-tac, los luminosos de las tiendas, la luna... El caso es que cuando Romeo absorbe un pedacito de vida exclama un sonoro y pronunciado ¡OHHHH! que sorprende hasta al más sorprendido.

No hay comentarios: