Leemé

sábado, 21 de abril de 2012

Romeo dice mamá

La primera palabra entendible que dijo Romeo fue agua. La vida viene del agua. La segunda fue papá. Y a su alrededor todos deseaban que dijera mamá... Que hay que ver con el esfuerzo con el que les traemos al mundo y dicen antes papá que mamá... Tardó en llamarme, que decía la gente que como me tenía siempre, no le hacía falta hacerlo. Cuando lo hizo por primera vez dijo baba y me encantó. Lo hacía con una entonación especial que ninguno hemos podido imitar. Yo cada vez que le oía me derretía. Aunque tengo que admitir que al principio me sonaba a mama y no me agradaba demasiado, que me gusta más mamá, pero luego le cogí el gustillo. Me hacía pensar en los cuentos de Barbapapá con aquellos dibujos tan algodonosos y me encantaba. Papá y baba, baba y papá, y no había forma que dijera los dos con la misma acentuación. Curioso, muy curioso. Hasta que un día dijo mamá. Fue de repente, le miré y le pregunté: ¿has dicho mamá? Y se rió y ya desde entonces me llamó mamá. Y a partir de ahí hubo otro gran cambio, pues empezó a llamarme, que antes sólo decía mamá, baba en este caso, cuando alguien le preguntaba por mi existencia o porque sí. Pero ahora se puede decir que me llama, que ha cambiado el llanto por la palabra mamá. Cuando más se nota es por las noches, pues antes se despertaba llorando y ahora directamente pide mi presencia: mamá, mamá, dice. Y los gritos también han pasado ahora a transformarse en "mamás porque sí". Mamá, dime, mamá, qué, mamá, hola, mamá, Romeo, mamá... Esa es nuestra nueva canción.

No hay comentarios: