Leemé

sábado, 28 de abril de 2012

Romeo pinta


Este niño coge el lápiz como un pincel, dice la abuela. En realidad todo lo que tenga forma alargada lo coge así, y vuelve a decir la abuela que es porque yo un día le mostré un vaso con agua para que pintara con pincel sobre un papel. El caso es que guardo el folio con los primeros garabatos que hizo Romeo porque me hizo mucha ilusión, la misma que cuando me los encontré en la pared del pasillo y en el water. Bueno, estos garabatos, los de la tapa del water, en concreto me hicieron reír. Claro, como está justo a su altura. Y es que Romeo pinta y pinta mucho. Ya lo hacía cuando con la papilla se le caían los pegotes al suelo y se quedaba ensimismado mirando las formas que adoptaba sobre los azulejos. Y ahora pinta hasta en el aire, que coge un palito (otra de sus características particulares) y no lo suelta durante un buen rato moviéndolo de acá para allá. Lo que más le gusta pintar son uvas y también le gusta que se las pinte su mamá. Recuerdo un largo viaje en coche que hicimos por Florida lo contento que se ponía cada vez que le pintaba un racimo de uvas. En breve le pintaremos la pared de su habitación de pizarra para que pinte allí, aunque espero que también siga haciéndolo en otras paredes de la casa y si es en el water o en los sosos electrodomésticos mejor que mejor.

No hay comentarios: