Leemé

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Romeo tiene miedo


Desde que tengo uso de Romeo, le recuerdo agarrado a mí o llorando cada vez que algún juguete con pilas se ponía a funcionar: una camión granjero que anda, un volante de coche que pita, un muñeco para el agua que le regalaron sus tíos hace un año y todavía está envuelto… Con la peonza que le regaló la yaya tiene una relación de amor-odio, pues le gusta girarla con la mano e imaginarse las luces que brillan cuando la enciendes, pero no le gusta que la encendamos. También tiene un muñeco que le regaló su abuelo y que si le quitas el chupete llora, pero aún desconocemos cómo lo hace pues no quiere que le ponga las pilas. También le asustan los ruidos que no vienen de los juguetes (http://macarenamenasantos.blogspot.com.es/2012/02/romeo-se-asusta.html) y los ruidos cuando no sabe de dónde provienen. Da un pasito atrás hasta que su cuerpo topa con el mío y entonces pregunta: ¿qué ha sido eso? Yo le rodeo con mis brazos y le explico de dónde creo yo que viene el ruido: el vecino que se está duchando, el vecino que está haciendo un agujero en su casa, un coche de policía… Ahora de vez en cuando también se despierta de noche y dice que estaba asustado. Imagino que entonces su miedo aterriza de alguna pesadilla. Le hablo dulce y pausada y se le pasa. No sé cómo será cuando los miedos no lleguen de su mundo sonoro, ni del de sus sueños…

No hay comentarios: