Leemé

martes, 12 de marzo de 2013

Romeo pone la mesa


 
Entre las muchas cosas que Romeo sabe hacer ya, me apetece contar que ayudó a poner la mesa por primera vez cuando acababa de cumplir dos años. Fue en casa de los abuelos, uno de sus centros de operaciones y aprendizajes. La abuela le daba los cubiertos y él los colocaba. Yo atónita le miraba. Más por lo feliz que perecía que por el hecho en sí de que lo estuviera haciendo. Verle feliz me apasiona. Podría mirarle y mirarle sin parar: derechito, como si le estuvieran estirando de la coronilla, con pasos firmes y los puñitos cerrados que siempre pone cuando se concentra en algo, ambas cucharas dentro, naricilla hacia arriba para asomarse a la mesa a la que casi no llega… Dejar los cubiertos y vuelta a empezar, que la abuela se los da con todo el amor del mundo. Ayer fue su padre quien le animó a hacerlo para el desayuno. Causalidad o casualidad yo ya había empezado a escribir esto. Y de nuevo, tras acabar, su exclamación favorita: ¡Romeo puede!

No hay comentarios: