Leemé

martes, 23 de abril de 2013

Romeo sueña


 
Esta noche no ha sido del todo mala, nos decíamos Carlos y yo la otra mañana. Carlos se había levantado una vez y yo me levanté porque le oí sollozar, pero no tuve que hacer nada. Escucharle y observarle, ver que estaba dormido y pensar que probablemente soñaba. Desde hace tiempo Romeo cuenta las cosas que hace y entre todas esas cosas algunas por su escenario, personajes, color… nos imaginamos que pertenecen al mundo de los sueños. Recuerdo uno especialmente significativo: nos contó que se le había metido una R por debajo de la camiseta. Yo por más que buscaba no la veía y él seguía enfatizando su relato con los ojos bien abiertos y metiéndose la mano por debajo de la ropa, haciendo el recorrido que supuestamente había hecho la traviesa R. Esta mañana su despertar comenzaba con un grito desgarrador: ¡papá no te vayas! Hacía un cuarto de hora que su padre había salido de casa rumbo a Alemania. Probablemente de tanto repetirle ayer noche que se iba, había soñado con ello o quizás le había escuchado marcharse. Después se ha vuelto a dormir. Otros sueños me ha contado, que ahora mismo no recuerdo, pues me ocurre como con los míos, que si no los apunto mientras me los está contando, se me olvidan.  

No hay comentarios: