Leemé

miércoles, 21 de mayo de 2014

100

Un colegio pionero en implantar la teoría de las inteligencias múltiples

El «Princesa de Asturias», el primero de la Comunidad en aplicar las ideas de Gardner

En el colegio Princesa de Asturias de Elche no es más inteligente quien antes aprende a escribir o a sumar. Siguiendo la teoría de Howard Gardner, profesor de Harvard y premio Príncipe de Asturias en 2011, la inteligencia se entiende como «la capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas».
Y partiendo de esta premisa, el centro ilicitano está trabajando en un proyecto pionero en la Comunidad Valenciana.
«Todo surgió a raiz de una vista que hicimos el equipo directivo a la escuela pública Congrés-Indians de Barcelona. Nos sorprendió su forma de trabajar y trasladamos al claustro la posibilidad de trabajar con esta metodología. Les gustó, y en verano nos fuimos a formarnos y conocer los fundamentos de la metodología viva», explica la directora del CEIP Princesa de Asturias, Lourdes Climent.
De momento, el centro ha empezado a desarrollar esta metodología en la etapa de Infantil, aunque en Primaria se trabaja de forma muy similar en base a talleres y proyectos, no con los tradicionales libros de texto.
«Nos basamos en la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner y en la escuela, cada una de las aulas está especializada en potenciar un tipo de inteligencia, con todo el material necesario para ello», apunta Climent.
La escuela convencional se centra, casi exclusivamente, en potenciar la inteligencia matemática y la lingüística. Pero Gardner amplía el concepto de inteligencia y concluye que la brillantez académica no lo es todo. Hay quien puede ser un gran matemático y ser incapaz de elegir bien a sus amigos. Y aunque no niega el componente genético, define la inteligencia como una capacidad, una destreza que se puede desarrollar. Dependiendo del medio ambiente, de nuestras experiencias o nuestra educación, podemos desarrollar unas potencialidades con las que nacemos.

Según Climent,«tenemos una franja horaria en la que los niños van pasando de forma rotatoria por los distintos talleres: mediateca, psicomotricidad, taller de luz, lógica matemática... En otra franja horaria los niños eligen libremente el ambiente que más le motiva».
Otra de las novedades con las que cuenta el centro es la «entrada amable», por la que todas las familias que quieran pueden participar en una serie de propuestas que se hacen a primera hora de la mañana. «Esto permite a los padres acompañar el aprendizaje de sus hijos.
Eso sí, se les dice que no sean directivos, ya que el niño debe descubrir y experimentar con el material. Queremos potenciar su creatividad, que no sea un aprendizaje tan dirigido como en la escuela tradicional», apunta la directora que añade «queremos estimular las potencialidades innatas del niño. De hecho, este es el principal objetivo curricular en Infantil. Es decir, hay que motivar y estimular al niño más allá de la lecto escritura y no obligarle a aprender a leer y escribir antes de lo que le corresponde a su etapa madurativa. Anticipar etapas es un error».

No hay comentarios: