Leemé

jueves, 31 de marzo de 2016

Romeo en la nieve


Apuntado queda cuando la vio por primera vez el 2-2-13:   http://macarenamenasantos.blogspot.com.es/2013/02/romeo-ve-la-nieve.html

Después de ese día ha habido otros de nieve, pero para mí ninguno como este sábado día 26-3-16. Me desvelé pensando si subir o no a la montaña para que Romeo jugara con la nieve. El cuerpo me pedía quedarme junto a la chimenea, pero la cara de Romeo feliz en mi cabeza reclamaba moverme. Nos preparamos y a las nueve estábamos en marcha. Pasamos una mañana plena y blanca como la luna. Ser mamá me ha hecho exploradora y conquistadora. Atravesando la cumbre de Navacerrada donde tantas y tantas veces he ido con mis padres, mis primos y siempre que íbamos a la nieve, encontramos un lugar paradisíaco en dirección a Valsaín. Por lo visto es una zona de caminos que se realizó para un rey y así nos sentimos, como reyes, entre pinos y paisaje nevado. Bonito, bonito. Además encontramos un iglú y eso fue el colmo de la felicidad. También hicimos un muñeco de nieve, nos tiramos bolas de nieve, nos deslizamos con bolsa de plástico por la nieve (con momento peligro incluido) y jugamos junto al río, donde Romeo descubrió que la nieve en contacto con el agua se deshace. Tuve que volver al coche a por unos calcetines de repuesto, olvidándome que los tenía metidos en el bolsillo del abrigo, iluminación de último minuto de una mamá también salvadora. 

No hay comentarios: