Leemé

miércoles, 9 de marzo de 2016

Romeo se lava las manos





“Enséñame a hacerlo por mí mismo”, dice una frase por ahí escrita.  Esta mañana me parecía increíble todavía, ver a Romeo subido en el wáter lavándose las manos él solo: abre el grifo, se las moja, cierra el grifo, coge el jabón, se enjabona, lo deja, abre el grifo, se enjuaga, se seca… y luego la cara, pero eso no es de esta historia. Sin embargo, debió de ser el 4-2-13 cuando Romeo se lavó las manos por primera vez él solo, que así lo tengo apuntado. Hasta ese momento hubo todo un recorrido, pasando por bañera-lavabo en la bañera grande, sillita en el lavabo para subirse y alguna vez el mamá estira los brazos para alcanzar al grifo. También hemos pasado por capítulos de “me las lavas tú en el sofá” o “con toallita que ya estoy sentado en la mesa”, pero con eso no negociamos, aunque él lo intente por si cuela, para ver cómo reaccionamos, porque se está haciendo así mismo y él también suelta sus frases por ahí.

No hay comentarios: