Leemé

jueves, 3 de marzo de 2016

Romeo va al cine





Mucho antes de enterarme que estaba embarazada, Romeo acudía al cine. Entraba por la puerta, iba al baño y esperaba. Esperaba a que viniera algún cliente a comprar. Después volvía a esperar oyendo el sonido de las salas, de las palomitas salir o quizás no oyendo nada. Cuando nos anunció que estaba en nuestro mundo y se fue haciendo más grande, de vez en cuando, entre pase y pase, dormíamos la siesta al lado del cubo de Chupa Chups y las bolsas de maíz. Un día, ya fuera de mi barriga, vino a verme con su padre. Nos hicimos fotos frente a los afiches de las películas y señalaba con un oh todo lo que veía. El 27-1-13 le llevamos al cine por primera vez a ver una película. De esa experiencia creo que se quedó con los luminosos de aquel cine, los números de los asientos, el cartucho de palomitas y la pantalla híper gigantesca. Después volvimos a ese cine y a otros. Le gusta mucho ir al cine de mamá porque allí tiene amigos: Óscar, el acomodador, que siempre le hace juegos de magia; Ángel, el proyeccionista, que le regala pósters y calendarios de películas; Jose, el encargado, que le pone a “trabajar”; Mary, la palomitera, que le da caramelos y chocolatinas… Lo que no le gusta, dice ahora, es que las películas sean en versión original, pero nosotros nos tomamos así la vida, en versión original.

No hay comentarios: