Leemé

martes, 19 de septiembre de 2017

Romeo come caramelos



9-7-13. Antes de esta fecha se metió en la boca uno pequeño de naranja que no le gustó. Recuerdo haber estado ojo avizor para que no tomara nada de azúcar hasta no sé qué edad, como decían todas las recomendaciones médicas y/o maternales.
Mi madre me contó una vez que de pequeña no me gustaban los caramelos, pero que una vez me hizo un bocadillo de caramelos.  El propósito de aquello creo que lo desconozco.
A Romeo no le entusiasman los caramelos. Tenemos mogollón, cajas enteras en casa, pero nunca pide. Me fui dando cuenta de ello en las cabalgatas de reyes, en los cumpleaños, cuando se los dan en las tiendas… Los guarda pero nunca se los come.
Sin embargo, siempre, a todas horas, pide “algo dulce que no sea fruta”. Hoy en día es su frase y lanzadera de mi creatividad.

No hay comentarios: