Leemé

lunes, 18 de septiembre de 2017

Romeo en un pub



1-6. No recuerdo nada de ese momento, pero me gusta imaginarlo. A la vez que pienso cómo será cuando vaya por primera vez él solo.
Con la ley antitabaco es muy fácil ir con niños a sitios así y eso debió de ser. O quizás en un pub inglés de los que visitamos cuando vamos a ver a mis cuñados a Inglaterra. Imagino que engancharía con las luces de alguna máquina tragaperras mientras su padre y yo apurábamos la cerveza. También puede ser que sentado a nuestro lado jugara con alguna cosa que yo hubiera metido en el bolso: un cuadernito, una peonza, un minipuzle, un cuento… Que para momentos así, siempre llevo una carga extra en el bolso dedicada al espacio y tiempo de Romeo. Seguramente nos tomáramos la cerveza fuera, en mesas de madera, junto a un parque infantil entre niños  ingleses, sacrificando música por voces.
Puede ser que cuando sea mayor le atraigan estos sitos o por el contrario, al conocerlos, ya no le llamen la atención.  

No hay comentarios: