Leemé

martes, 26 de septiembre de 2017

Romeo se molesta



Me sorprendió la primera vez que Romeo emitió una queja de molestia. Íbamos en la bicicleta y le di con el pedal en sus piececitos que iban colgando detrás de mí. Desde aquel día lo tuve muy en cuenta y siempre procuré no darle o decirle que los colocara de otra manera. Me gustó saber que Romeo se molestaba por algo y me lo decía. Esto último me encantó. Así se construye una relación, pensé.

Cuando vamos a restaurantes le molesta que le pongan cuchara pequeña. No lo soporta. Entonces pide una cuchara sopera, aunque sea para comer un helado. La pide él y yo me callo hasta que el camarero me mira. No sé por qué lo harán todos así: por qué interperlarán al padre o madre en vez de preguntar al niño. Entonces, explico que tiene alergia a las cucharas pequeñas porque si digo que le molesta creo que no lo van a entender. Yo tampoco.

No hay comentarios: