Leemé

jueves, 21 de septiembre de 2017

Romeo se queda solo



9-8-13. Tenía que bajar la basura y él prefirió quedarse en casa. Fue la primera vez que se quedaba solo en casa, durante un minuto quizás. Cuando subí una amplia sonrisa me esperaba. En mi interior la confianza y la incertidumbre a la vez.

Después de ese día, otras veces le he ofrecido quedarse solo mientras yo hacía algo breve, pero no ha querido. Creo que tampoco ni para bajar la basura. Es como si se hubiera quedado estancado en ese estado de no más momentos solos. Como si el desarrollo, la evolución, que a veces pienso como lineal no siguiera su ritmo. Por otro lado, me creo lo que alguien me dijo: que para avanzar hay que coger carrerilla. Por eso todavía se despide de mis tetas de vez en cuando.

No hay comentarios: