Leemé

jueves, 16 de noviembre de 2017

Romeo escribe en el ordenador


6-9-15. Tengo esa fecha apuntada por ser la primera vez que lo hizo. Imagino que me vería y, sentado sobre mí, se pondría a escribir su nombre, que es lo que siempre escribía cuando empezó a escribir. Ahora cuando escribe en el ordenador es para buscar algo en Google.
El martes (14-11-17) cuando llegamos de patinar me dijo que quería escribir a máquina el cuento que nos habíamos inventado por el camino. Cogió la máquina de escribir, que casi pesa más que él, y la colocó sobre la mesa. Es una actividad que ya habíamos hecho más veces. Nos sentamos juntos y por turnos aporreamos las teclas de Monica para sacar lo que tenemos en las cabezas. Recuerdo la primera vez. Había visto una en un mercadillo de antigüedades y la quería. Me acordé de mi vieja compañera y se la pedí a mis padres. Un día la trajeron y Romeo en el suelo, en mitad del salón, se puso como un loco a probar todas las teclas y botones. Cuando vienen sus amigos Monica es una atracción recurrente. Ahora él la conoce mejor que yo, pues aún conservo vicios de mis tiempos de escritura a máquina.
Justo en estos días pensaba en ello. En los procesos de aprendizaje de escritura, tanto digital como manual; en qué uso hacemos de la expresión escrita con la tecnología; en cómo será el mundo escrito de Romeo…

No hay comentarios: