Leemé

lunes, 11 de diciembre de 2017

Romeo hace una peli



21-8-16. Hasta los tres años por prescripción nuestra, orientados a través de charlas y lecturas, le retuvimos sin audiovisuales. Después de esa edad, las películas fue lo primero que conoció audiovisualmente hablando. Estudié cine, trabajo en un cine y me gusta el cine. Tampoco me lo imaginaba de otra forma. Sin embargo, en contra de mi escolarizada y ordenada formación fílmica, hemos llevado una visualización desordenada: mudas, Disney, novedades, clásicos… según el momento en el que nos encontrábamos o las posibilidades. Por ejemplo, próximamente veremos Superman porque vimos en el cine La Liga de la Justicia y le gustó ese personaje. Robin Hood, Star Wars, Charlie y la fábrica de chocolate han sido parte de sus grandes éxitos.

Cuando se compró una máquina de fotos unió dos de sus actividades del momento: inventar y ver pelis. Así, un día que habíamos colocado la ciudad “Cartoniza” al completo en el suelo del salón, se le ocurrió. Cogió la cámara y dirigió, actuó y grabó varias escenas para luego ser espectador también de su propia película.  

No hay comentarios: