Leemé

jueves, 8 de febrero de 2018

A invita



Recuerdo una vez que mi padre A vino a comer a mi casa: cocido, creo que hice, y de postre buñuelos de viento. De esto último estoy segura porque no los había hecho nunca y le encantaron. Después ha habido otras invitaciones, pero no ha venido. Antes me preguntaba por qué no venía. Pensaba que a lo mejor no estaba tan a gusto como en su casa. Que como duerme la siesta después de comer…  Antes me perdía en los remolinos de mis pensamientos y me sentía mal. Ahora acepto mejor ese no querer y no pienso nada. Cuando me independicé me hacía ilusión invitarles a mi casa, mi hogar, mis cosas… aunque no vinieran casi nunca. Ahora, quizás, por las costumbres adquiridas u otros asuntos, no me apetece.

Esto es algo que también he hablado con otras personas. Hablar de ello satisface, en parte, mis necesidades relacionales y de identidad: pertenezco a un grupo. Parece que hay una clase de abuelos que hacen eso: recibir a sus hijos con nietos en casa, centro de operaciones y visitas familiares, y no ir nunca a casa de los hijos. A veces pienso que es como una dificultad manifiesta de aceptar que tu hija o hijo tienen una familia independiente de la que ellos formaron. Otras, pienso que es sólo por comodidad…  Y otras no pienso, que es mi propósito actual. Imposible saberse de las historias personales de cada uno, ni siquiera la nuestra podemos conocerla al completo.

No hay comentarios: