Leemé

miércoles, 16 de enero de 2019

Bilingüear

Romeo me cuenta que en clase de Plástica (no la llama Arts and Crafts) mienten. Que la profesora les habla en español. Seguimos hablando del tema y me dice que cómo van a entender lo que les dice si les hablara en inglés, si no tienen ni papa de inglés. 
Romeo dice que mienten porque oyó a su padre decir que la profesora de inglés había dicho en la reunión, que en esta clase les iba a hablar todo el rato en inglés. 

Desconozco cómo lo hacen en los colegios bilingües. Sólo conozco lo que me cuenta mi hijo de su clase de Plástica y del inglés. Sólo sé que Romeo ahora no está interesado en el inglés porque no lo necesita, y que por ello el esfuerzo extra, las mentiras, reuniones... etc entorno a la llamada "educación bilingüe" a Romeo, y por ende a mí, no nos sirven. Romeo aprenderá inglés cuando se interese por este idioma, cuando lo necesite, y no cuando un grupo de adultos con miedo se pre-ocupen de su futuro. Para entonces, si es que no le han hecho odiar este idioma, buscará los recursos para aprenderlo, como por otra parte ya está haciendo a través de las cosas que le gustan. Ej: pregunta por las palabras en inglés que no entiende de sus videojuegos, películas, cómics... Pienso que el aprendizaje sano se da a partir de un interés creado, normalmente, por una necesidad personal.

Escribo esto porque no me ha gustado nada cómo se ha tratado este tema en el Colegio de Romeo. Siento que se ha ocultado una información que se sabía de hace tiempo y que no se ha respetado el derecho a voz de los padres. 
Por otra parte, sé que es una práctica habitual para evitar problemas, el hacer los cambios de prisa y corriendo.

Confío en mi hijo, en su evolución como persona con o sin inglés, en el mundo que está creando desde ya, viviendo el presente sin miedos, sin miedo a no saber inglés (a lo mejor cuando nuestros hijos sean adultos el idioma universal es el chino y nos tenemos que comer este debate con papas), sin miedo al diálogo.

No hay comentarios: