Leemé

miércoles, 6 de febrero de 2019

Romeo examina


¿Qué es un Toy-con?
¿Qué personajes aparecen en Descubrir de Nintendo Labo?
¿Para qué sirve el mini juego de aventura en Jugar de Nintendo Labo?
¿Puedes conducir el avión Toy-con con un vaso de cine que tenga una pajita enganchada?
Todos los días Romeo me examina. Esta es una muestra, dictada por él, de las preguntas que me entran en los exámenes. Al principio me lo tomaba a guasa, sonreía, le contestaba lo que me parecía… Pero la cosa se está tornando seria, agobiante, estresante. El día que me toca examen, me pongo de los nervios pensando que puede notar que se me ha ido la cabeza cuando me lo estaba explicando. Y es que no me interesa lo más mínimo el tema de la Nintendo, videojuegos y demás cachivaches tecnológicos relacionados con los juegos en una pantalla, salvo escribir en mi ordenador. Bueno, miento, me interesa sólo en la medida en que le interesa a mi hijo, pues mi hijo y sus intereses me interesan. Pero cuando estoy en mí, y procuro estarlo muchas veces, no me entran en la cabeza los nombres de los Toy-con o los personajes de Kirby.
Pienso que Romeo lo sabe, que no me interesan, y que me examina como le examinan a él en el cole. También me obliga a estudiarlo aunque no me guste. Así me encuentro muchos días contestado “con la mente lo que yo te pregunte”. Es su manera de vengarse.
Por otro lado, ayer se autoimpuso crear diez “inventos prehistóricos”. Es decir, reproducir diez cosas que los hombres primitivos hubieran hecho: moneda, boomerang, martillo, pluma… El caso era construir diez cosas fáciles y rápidas para conseguir el diploma de Antigüedad, que luego ha archivado en una carpeta titulada “Estudios de Romeo”. ¿Indicios de titulitis?

No hay comentarios: