Leemé

lunes, 11 de marzo de 2019

A se relaciona


A pesar de que hace tiempo manifestamos a mis padres nuestra idea de no vernos sólo cuando necesitamos que Romeo se quede con ellos, de vez en cuando mi madre A pregunta:
-¿Viene mañana Romeo?
Ese mañana era miércoles que eran los días que Romeo solía quedarse con ellos.
Cuando nació, mis padres pensaron que por el hecho de tener nieto nos íbamos a relacionar más. Que nos veríamos más, creo que pensaron. Un día me di cuenta que, efectivamente habían llevado esa idea a cabo, que sólo nos veíamos cuando Romeo era el motivo de vernos. No sabía si era más o menos que antes, cuando no existía Romeo, pero me di cuenta de que únicamente cuando necesitábamos que se quedara con ellos era cuando nos veíamos, en el traspaso de nieto. Quise acabar con esa relación viciada y manifestamos nuestra idea. Sin embargo, en el imaginario todavía Romeo sigue siendo el motivo de las visitas. Así fue como lo expresó mi madre hace poco con esa pregunta, para acto seguido decirme que tenían que ir al médico.
Si Romeo es el motivo de nuestras quedadas, el médico es el motivo de nuestras conversaciones, al menos de su intención de comunicarse conmigo. Hace tiempo que me di cuenta de esto y también quise romper con esa relación viciada no hablando de mis enfermedades, ni nada que se le parezca, ni preguntando por las suyas. Ayer mismo, me venía continuamente la muerte de nuestro amigo a la cabeza y no quise sacar el tema que estoy segura hubiera monopolizado el momento.

No hay comentarios: