Leemé

miércoles, 13 de marzo de 2019

Dirileer



En la reunión trimestral la tutora dejó claro que las alumnas y alumnos podían leer lo que quisieran, que los cómics también estaban en esta lista de “lo que quisieran”, al igual que los libros de casa. Acto seguido, cuando una madre dijo que a su hijo no le había gustado nada el libro que había leído, que no se lo había podido terminar, dijo que era ella quien elegía el libro que tenía que leer cada uno y que volvería a escoger uno para este niño. ¿En qué quedamos?
A veces veo en los discursos de los profesores contradicciones que a priori no entiendo, pero que luego puedo llegar a comprender como derivadas de los múltiples frentes a los que tienen que atender. Ya dije en dos ocasiones que creo que hay tantos coles como cabezas en el mundo, o al menos eso es lo que yo pienso debería haber, aunque ahora sólo existan en el mundo de las ideas. Pues bien, imagino que con el discurso de la lectura, la tutora estaría respondiendo a la vez a aquellos que delegan el aprendizaje de sus hijos en el colegio, y a aquellos que no lo hacemos. Por eso lo de elegir ella el libro, y por eso lo de los libros de casa.
El problema es que yo llegué a casa diciéndole a Romeo que podía leer lo que quisiera (ya contaba con ello, pero también sabe que tiene que surfear las leyes del cole) y él vino a casa diciéndome que no le habían dejado leer unos cómics de Lucky Luke. ¿En qué quedamos?
Me vuelvo a poner en el lugar de la profesora y en este caso, sin vigilancia adulta, imagino que le diría que no podía leer a Lucky Luke (a pesar de estar en la biblioteca del aula) por alguna razón personal que no logro identificar. Me pongo en el lugar de Romeo y pienso que alguna de las dos me ha mentido, mi madre o la profesora. También me pregunto por qué está en clase si no nos deja cogerlo, y esto me hace dudar más de la profe que de mi madre.  

No hay comentarios: