Leemé

jueves, 30 de mayo de 2019

Bullyingear


Conversación con Romeo:

-Fulanito es tonto.
-¿Te parece tonto Fulanito?
-Sí. Pero no sólo a mí, a los demás niños también. Incluso a los profesores, pero ellos lo expresan de otra manera.
-¿Los profesores expresan de otra manera que Fulanito les parece tonto?
-Sí.
-¿Cómo lo expresan?
-Pues diciéndole que tiene que trabajar más, que se tiene que esforzar, que es un maleducado…
Para que luego digamos que los niños y niñas en el colegio son crueles y violentos. ¿No es etiquetar o insultar una crueldad?
Ya escribí en el anterior post acerca del verbo esforzarse. Es decir, pienso que cuando los profesores dicen eso a Fulanito, lo que le están diciendo es que no puede ser como es, que tiene que ser igual a todos y “seguir el ritmo de la clase” (palabras textuales que oí un día de una profesora). O sea, que subrayo aquí esto que no es nuevo: que el origen del bullying está en los juicios de los profesores, del sistema educativo que es todo lo contrario a respetuoso. Los niños no son violentos porque sí, sino porque viven en un mundo de adultos que en muchas ocasiones les violenta. Visión de una mamá que va en bici y que es contraria a pensar que las niñas y niños son “cachos de carne” a los que hay que llenar con cosas y así prepararlos para vivir.



No hay comentarios: