Leemé

lunes, 6 de mayo de 2019

Igualitar



El otro día recibimos una triste noticia: el mejor amigo de Romeo deja el cole. Su madre me lo comunicó con preocupación porque ve que “este no da más de sí”. No tuve tiempo de escucharla más, pues fue a la recogida y enseguida su hijo mayor la reclamaba. Pero luego hablando con Romeo pude encajar alguna pieza. Por lo visto, el mejor amigo de Romeo “va muy lento y la profesora, que es una chivata, se lo ha dicho a sus padres y por eso han decidido cambiarle al otro cole, que es una caca. Pero no es el colegio como piensa su madre, es él que es así.”A continuación Romeo habló también de la ignorancia de los profesores: “se creen que haciendo estúpidos ejercicios aprendemos. El cole debería ser como la Universidad, que cada niño pudiera elegir lo que más le gusta y hacerlo”. Seguimos hablando de su mejor amigo, que es un fuera de serie con la bicicleta, pero eso en un colegio no se valora. ¿Es que un ciclista tiene que saber las mismas cosas que un abogado? ¿Es que todos los niños y niñas del mundo tienen que ser doctores, abogados, profesores, periodistas…? ¿Quién barrería las calles, entonces? ¿Un barrendero es un fracasado? Cuando se lo contamos a su padre anunciándole que le teníamos que dar una mala noticia, dijo: "que difícil es todo y que difícil lo hacemos los padres". 

No hay comentarios: